Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Una torre de ensayos para ampliar mercados

Votos

(Total de votos recibidos 139)

(Puntuación 2,72)

Torre Prodintec
El Ayuntamiento de Gijón, a través del Centro Municipal de Empresas, colabora con la Fundación Prodintec en la construcción de la torre de ensayos para ascensores que está edificando en Roces.
Cualquier empresa dedicada al sector de elevadores industriales, ascensores y montacargas podrá acceder a su uso para ensayos de nuevos prototipos de I+D+i.

El equipamiento está financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), destinado a fomentar actuaciones dirigidas a favorecer el desarrollo regional a través de la investigación, y se enmarca en el convenio de colaboración suscrito entre el Ministerio de Economía y Competitividad, el Gobierno del Principado de Asturias y la Fundación Prodintec. El presupuesto base de la obra objeto de licitación asciende a 890.000 euros, con una aportación de 623.000 euros del Ministerio.

La torre ya ha alcanzado su máxima altura, 38 metros o, lo que es lo mismo, 12 pisos, y se está construyendo en la parcela contigua al nuevo Centro de Servicios Roces-Porceyo gestionado por el Centro Municipal de Empresas y propiedad del Ayuntamiento de Gijón. La instalación incluye una torre de ensayos cuadrada de diez metros de lado, en cuyo interior se podrán acoplar elevadores de hasta seis por cuatro metros, y dotada con puente grúa e instrumentación técnica para la toma de datos y monitorización de los distintos parámetros a medir durante los ensayos, así como por una nave anexa de servicios auxiliares, ocupando una superficie total de 200 metros cuadrados.

Este centro de ensayos tiene previsto entrar en funcionamiento a principios del año que viene y será un referente para el desarrollo de ascensores que alcancen los 2,5 metros por segundo, los que se utilizan para edificios de hasta 50 plantas, lo que permitirá a empresas regionales competir por construcciones en ciudades de países del sureste asiático y de Oriente Medio, dando así firmes pasos en su expansión internacional y ampliando sus mercados potenciales.